Adrián Camps: La estrategia de Rodríguez Larreta para retener la Ciudad en 2019: que el Ejecutivo controle todas las instancias del proceso electoral

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 19 de enero de 2017. Si bien aún tiene por delante los comicios de este año, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya está pensando en el 2019. Así fue que el Ejecutivo que él comanda ingresó en la Legislatura, el 29 de diciembre pasado, un proyecto propio de Reforma Política, que de aprobarse, le otorgaría al Gobierno de la Ciudad, mediante una “Agencia de Gestión” la facultad de organizar y administrar todas las instancias del proceso electoral porteño.

Se trata del proyecto de Ley de Código Electoral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (3985-J-2016), en el cual se establece que la Agencia de Gestión Electoral es la encargada de aprobar el cronograma electoral, distribuir el aporte público para el financiamiento de las agrupaciones políticas y los espacios en los medios de publicidad, programar y repartir los materiales para el desarrollo del comicio, registrar y autorizar los apoderados de las agrupaciones políticas y la participación de los fiscales, establecer los lugares de votación, designar a las autoridades de las mesas receptoras de votos, aprobar las pantallas electrónicas para la emisión de sufragios; auditar, probar y controlar las tecnologías electrónicas que se incorporen al proceso electoral, organizar el debate público de los candidatos, acreditar los observadores electorales, nacionales e internacionales, organizar el escrutinio provisorio y verificar el cumplimiento de los planes de reciclaje y limpieza de la vía pública por parte de las agrupaciones políticas que participan del proceso electoral. De esta manera, el Ejecutivo porteño reemplazaría a la Justicia en los comicios de la Ciudad de Buenos Aires a partir de 2018.

 Según afirmó el legislador porteño Adrián Camps, “nada escaparía a la gestión y control del Poder Ejecutivo, y el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad pasaría a cumplir un papel secundario. Este proyecto vulnera  ampliamente el concepto republicano de la división de poderes otorgándole a un delegado del Poder Ejecutivo -designado por ese mismo Poder Ejecutivo- funciones que hoy desempeña el Poder Judicial”.

Para el diputado del Socialismo Auténtico esta reforma política a la PRO-teña”, tiene como objetivo principal la suma del poder público en manos del ejecutivo para la organización y control de los comicios  porteños de 2019 en los que Rodríguez Larreta deberá renovar su mandato. En otras partes del articulado el proyecto pretende crear condiciones para que el PRO, y otras fuerzas mayoritarias, se apropien de bancas de las minorías políticas, estableciendo un piso del 3 por ciento del padrón para ingresar al reparto por el Sistema Dont. También multiplica los requisitos y trámites burocráticos para presentar listas de candidatos y administrar los fondos electorales, perjudicando directamente a los partidos minoritarios y blanquea los aportes empresarios a las campañas electorales, legalizando el tráfico de influencias.