Lanzan campaña contra la pirotecnia de estruendo desde la Legislatura porteña

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 20 de diciembre de 2016. Luego de la presentar de un proyecto de ley para prohibir el uso de la pirotecnia de estruendo, el legislador Adrián Camps lanzó una  campaña que busca concientizar a los porteños acerca de los efectos nocivos que provoca la pirotecnia con  alto nivel de ruido en personas con autismo, niños recién nacidos, adultos mayores, animales domésticos y aves urbanas. La iniciativa incluye un petitorio en change.org -que en pocos días alcanzó superó las tres mil firmas- y un video que ya circula por las redes sociales.

 En febrero de 2017, el diputado del PSA comenzará una ronda de reuniones  con representantes de la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales, con el fin de llegar a un posible acuerdo en torno a la ley para  prohibir la pirotecnia con alto nivel de ruido en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Así quedó establecido en un encuentro celebrado días atrás en la Legislatura Porteña.

 “Con la tecnología existente, los fuegos artificiales pueden realizar un espectáculo de luz y color sin la necesidad de producir altos niveles de ruido. Hemos podido observar pirotecnia de baja sonoridad que le permiten a la ciudadanía disfrutar de las fiestas con fuegos artificiales, sin causar sufrimiento a personas y animales, por ejemplo durante la apertura y cierre de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro”, explicó el diputado socialista. Según manifestaron representantes de la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales, esta tecnología de bajo ruido se empleó de manera parcial en Argentina, cuando se disputó la Recopa Sudamericana en el estadio de River Plate.

“Sería fantástico que pudiésemos arribar  a un acuerdo que contemple tanto la preservación de los puestos de trabajo de aquellos que se desempeñan en las empresas de fuegos artificiales como el bienestar del conjunto de la población y los animales que habitan nuestra Ciudad”, afirmó Adrián Camps

 El proyecto presentado por Adrián Camps propone prohibir en la Ciudad de Buenos Aires, el uso de pirotecnia con alta generación de ruido -como las bombas de estruendo, los tres tiros o las baterías, entre otros- y aquellos con efectos luminosos que generen un nivel de presión sonora superior a los 70 decibeles A, con el objetivo de evitar la contaminación y los efectos nocivos que producen en personas con autismo, niños recién nacidos, adultos mayores, aves urbanas y animales domésticos. Desde el momento de su presentación, se recibieron múltiples adhesiones de asociaciones de padres con niños con autismo, defensores de los derechos de los animales y la Asociación de Amigos de la Avenida de Mayo. Esta ley comenzó a debatirse en noviembre pasado en la Comisión de Desarrollo Económico de la Legislatura porteña; se estima que las reuniones se reanudarán en marzo.