[Solares de Santa María] ADRIÁN CAMPS: “QUIEREN APROBAR UNA LEY QUE NECESITA 40 VOTOS CON 31″

 

Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Hoy en la Legislatura porteña, se realizó una reunión conjunta de diputados de la comisiones de Presupuesto, Planeamiento Urbano y Vivienda en la que se trataron los proyectos para urbanizar la villa Rodrigo Bueno y autorizar a la empresa IRSA la construcción de un barrio de lujo en los terrenos de la ex Ciudad Deportiva Boca Jr. Durante su intervención, el legislador Adrián Camps celebró el cambio de actitud del oficialismo y su decisión de “urbanizar la villa olvidada”, pero criticó el proyecto de Solares de Santa María: “Ya es grave que una empresa pague 70 millones de dólares para la aprobación de una ley, pero sería extremadamente grave que una ley que requiere 40 votos sea aprobada con 31, violando la Constitución de la Ciudad”.

20161130_124243

URBANIZACIÓN DEL BARRIO RODRIGO BUENO

“En años anteriores he presentado proyectos pidiendo que el Gobierno de la Ciudad que garantice a los habitantes de la Rodrigo Bueno los servicios básicos de luz eléctrica y agua potable y transporte colectivo para los chicos que van a las escuelas cercanas, ya que cuentan con una sola línea que se ve colapsada en los horarios pico. Ambas iniciativas fueron archivadas por falta de voluntad del oficialismo para ser tratadas. Por eso celebro el cambio de actitud y la decisión del Ejecutivo porteño de urbanizar la villa olvidada”, aseguró el diputado Camps, quien firmó el dictamen de comisión “en disidencia” ya que faltan resolver las condiciones en que se van a otorgar los créditos hipotecarios a todas aquellas personas que deben  ser relocalizadas dentro del predio, entre otras cuestiones.

Además, pidió que sean atendidos los requerimientos de los vecinos respecto a garantizar el acceso a medios de transporte públicos y la construcción de centros de salud en el barrio. Respecto al pedido de la instalación de centros educativos, afirmó: “Excepto  los de primera infancia, no estoy de acuerdo ya que estaríamos generando una especie de ghetto; lo más conveniente es que puedan integrarse a las escuelas que ya existen”.

img-20161130-wa0010

PROYECTO DE SOLARES DE SANTA MARÍA

En cuanto al proyecto presentado por el Gobierno porteño para que una empresa del Grupo IRSA construya un barrio de lujo en los terrenos de la ex Ciudad Deportiva B oca Jr., lo calificó de “nefasto” y aseguró que “no tiene nada que ver con la urbanización de la Rodrigo Bueno”. Para el diputado del PSA, “la intención del oficialismo de atar la aprobación de la urbanización al negociado con IRSA es un chantaje para los legisladores y una falta de respeto para los habitantes del barrio”.

Durante la reunión, se generó un debate acerca de los votos necesarios para aprobar esta ley. “El PRO manifestó que pretende aprobarla con 31 votos, cuando decididamente se necesitan 40. Este proyecto ya está sospechado debido a que una empresa está pagando por la aprobación de una ley; esto le sumaría gravedad al hecho”, advirtió Adrián Camps.

¿Por qué requiere 40 votos? De acuerdo al art. 82 de la Constitución de la Ciudad, la Legislatura, “con la mayoría de los dos tercios del total de sus miembros”, “aprueba transacciones, dispone la desafectación del dominio público y la disposición de bienes inmuebles de la Ciudad; aprueba toda concesión, permiso de uso o constitución de cualquier derecho sobre inmuebles del dominio público de la Ciudad por más de cinco años”.

Por un lado, esta ley otorga a una empresa privada derechos sobre bienes de dominio público de la Ciudad: autoriza el uso de terrenos de la Reserva Ecológica Costanera Sur por 30 años, con posibilidad de prorrogar el plazo por 20 años más; y le garantiza, a perpetuidad, el acceso al Río de la Plata, es decir, que la Ciudad no puede hacer ninguna obra ni sobre la costa ni sobre el canal de la reserva Ecológica, que obstaculice el acceso del emprendimiento al río.

¿Por qué es inconstitucional? Porque obliga a la Legislatura a resignar facultades, al establecer que aquellos espacios que la empresa cede a la Ciudad, el Gobierno porteño debe “conservarlos y mantenerlos a perpetuidad exclusivamente dentro del dominio público inalienable e imprescriptible de la CABA”.

Otra de las razones expuestas por el legislador socialista para rechazar la iniciativa, es la ausencia del estudio de impacto ambiental. Los funcionarios del Gobierno de la Ciudad que presentaron el proyecto en la Legislatura afirmaron que se iba a presentar luego de ser aprobada la ley, pero según establece el art. 168 del Reglamento Interno del parlamento porteño, se prohíbe al cuerpo el tratamiento de proyectos que no cuente con dicho informe. La iniciativa de IRSA califica como de alto impacto ambiental, teniendo en cuenta las leyes Nº 123 de Impacto Ambiental (art. 13) y Nº 3871 de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático (art. 18).

En consecuencia, Adrián Camps presentó un despacho de minoría, junto a su par Marcelo Ramal (FIT),  pidiendo el archivo del proyecto.