[Nacionales] HACIA UNA LEY NACIONAL DE ENVASES CON INCLUSIÓN SOCIAL

Esta tarde en el Congreso Nacional, la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores -que nuclea 70 cooperativas de cartoneros y recicladores de todo el país-, junto a la diputada nacional Alcira Argumedo y el legislador porteño Adrián Camps, presentaron públicamente un proyecto de ley para crear un sistema nacional de gestión integral de envases y sus residuos a través de trabajadores recicladores. El evento se realizo en el marco de la campaña “Reciclado en nuestras manos” que, desde el pasado 6 de septiembre, lleva adelante FACyR.

De izq. a der.: Sergio Sánchez, Alcira Argumedo y Adrián Camps.

De izq. a der.: Sergio Sánchez, Alcira Argumedo y Adrián Camps.

La problemática de los residuos sólidos urbanos es uno de los mayores desafíos que enfrenta nuestro país en materia ambiental. Actualmente, Argentina genera unas 40.000 toneladas diarias de residuos sólidos urbano, de las cuales se estima que el 21,25% son envases. Toda esa basura termina en basurales a cielo abierto o se entierra en rellenos sanitarios que hoy están al borde de su capacidad. Lo único que evita que este sistema colapse es el trabajo de más de 200 mil cartoneros y cartoneras que, en todo el país, recuperan diariamente unas 10 mil toneladas de residuos. esos materiales se reciclan y vuelven al mercado como materia prima para nuevos productos. Por otro lado, esto permite un ahorro energético equivalente al consumo de 120 mil hogares.

Por eso, esta ley busca regular la generación, el tratamiento y la disposición final de esos residuos, promoviendo la minimización, reutilización y reciclado de estos envases, en la generación de envases y La reutilización y valoración de los residuos de envases, integrando la dimensión social mediante la inclusión social de los trabajadores recicladores, a partir del principio de Responsabilidad Expendida del Productor.

Sergio Sánchez, Presidente de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores, fue quien abrió la lista de oradores: “Puedo dar fe que hoy, en muchos municipios de todo el país, la basura se sigue enterrando a mansalva porque hay dinero para reciclar o porque no hay dónde vender el material. Por eso esta ley es muy importante para que se pueda avanzar con el proceso del reciclado, pero también porque le daría el reconocimiento que se merecen miles de trabajadores recicladores que hoy no son reconocidos. Queremos dejar claro que los cartoneros somos parte del cuidado del ambiente y, por eso, cuando a un cartonero le dicen que quieren quemar las cunitas del Plan Qunita nos parece trágico, porque nosotros podemos recuperar ese material, reciclarlo, para que vuelva como otro producto o como materia prima al mercado”.

De izq a der.: Mónica Crespo y Sergio Sánchez

De izq a der.: Mónica Crespo y Sergio Sánchez

“Es un proyecto de avanzada que cumple una doble función. Por una parte, en términos ambientales, se planeta el reciclaje de 10 mil toneladas diarias en envases como una opción al soterramiento o incineración. Por plantea nuevas formas de organización productiva sustentadas en la solidaridad y en las acciones colectivas como una respuesta al drama de la desocupación y de la precarización laboral”, aseguró la diputada Argumedo.

Durante su intervención, el legislador Adrián Camps explicó: “El reciclado nace en la Argentina como una necesidad de inclusión social; en la práctica es anterior al ambientalismo. Gracias al esfuerzo, la organización y a muchos años de lucha, los cartoneros lograron que la Ciudad de Buenos Aires los reconozca y comience a pagar un aporte por el beneficio económico y ambiental de su trabajo. Pero mientras la CABA tiene un presupuesto de 130.000 millones de pesos, San Juan, para dar un ejemplo, cuenta con 5.000. No es fácil alcanzar el mismo nivel en las provincias; por eso, se necesitan nuevos aportantes”.

“Cuando una empresa coloca un envase en el mercado no asume el costo de su reciclado; ese trabajo  lo hacen las Cooperativas de Cartoneros. Necesitamos un tercer componente económico: las empresas, para que la inclusión y el reciclado que nacieron juntos, puedan sostenerse en el tiempo y en todo el territorio nacional. Por eso proponemos una Ley del Envases con Inclusión Social sostenida por tres patas: El valor de los materiales reciclables, el aporte estatal por el Servicio Público de Reciclado y el aporte empresario por el reciclado de los envases”, manifestó el diputado porteño.

De izq. a der.: Alcira Argumedo y Adrián Camps

De izq. a der.: Alcira Argumedo y Adrián Camps

Por su parte, Mónica Crespo de Cartoneros Unidos de Rosario, expresó: “Nosotros no soñamos con ser empresarios, soñamos con ser reconocidos, con tener una obra social, con tener formas dignas de trabajo. Eso es lo único que pedimos, ser incluidos. Y por eso decimos ‘el reciclado en nuestras manos’. Porque teneos generaciones de recicladores, porque le hacemos un bien enorme al ambiente y por eso vamos a seguir luchando”.

Participaron, además, cartoneros de todas las provincias del país, los diputados nacionales Lucila Duré (Partido Socialista), Federico Massó (Libres Del Sur), Lucila De Ponti (Movimiento Evita) y el Secretario General de la CTEP, Gringo Castro.

LA LEY

Esta ley tiene por objetivo establecer los presupuestos mínimos para la gestión de envases y sus residuos a fin de prevenir y reducir su impacto sobre el ambiente, reduciendo la cantidad de envases que se insertan en el mercado, minimizando su disposición final, además de priorizar y fomentar la reutilización y el reciclado, partiendo del principio de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) e integrando a los trabajadores recicladores como principales agentes ambientales, garantizando las condiciones materiales y de seguridad laboral para el desarrollo de sus tareas.

Para ello se crea el “Entre Nacional Administrador de Envases y sus Residuos” (ENAER) en el ámbito del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el cual será financiado mediante una compensación ambiental, fijada por dicho organismo, por los residuos de envase ingresados al mercado por sus productores, envasadores y/o importadores o los responsables de la primera puesta en el mercado de los productos envasados cuando los anteriores no pueda ser identificados.

La ley propone dos sistemas de gestión: el Sistema integral de gestión con inclusión social (SIGIS) y el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR). Mientras que en el primer caso el tratamiento de los envases y sus residuos se realiza a través de trabajadores recicladores, en el segundo el recupero y tratamiento lo hace el productores, envasadores y/o importador del producto.

La iniciativa avanza también sobre la gestión de bolsas plásticas, estableciendo su reemplazo gradual por otras de material reutilizable y duradero. Será el ENAER en colaboración con el Instituto de Tecnología Industrial (INTI), quien deberá establecer los requisitos mínimos de diseño, condiciones de resistencia y durabilidad, así como también la determinación de sus componentes materiales.

Además, crea el Programa Nacional de Fortalecimiento de los Trabajadores Recicladores con el objetivo de contribuir activamente con las tareas que desarrollan las cooperativas, realizar tareas de capacitación para los recicladores y campañas de concientización ciudadana, además  de establecer un complemento salarial para todos los trabajadores recicladores registrados e incorporados al programa.

La norma contempla sanciones para los infractores que van desde la inhabilitación temporal o permanente, clausura y/o decomiso de los productos a multas en pesos, las que serán graduadas considerando las circunstancias del responsable, el grado de responsabilidad, reiteración, participación y beneficio obtenido.