Análisis de la economía argentina

:::::::: INFORMES ::::::::

Martes 01 de Febrero 2011
Informe final sobre variaciones en el año 2010
Descargar Informe

Martes 21 de Diciembre
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA : Indices de noviembre 2010
Descargar Informe

Martes 23 de Noviembre
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA : Indices de octubre 2010
Descargar Informe

Lunes 20 de Septiembre
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA : Indices de septiembre 2010
Descargar Informe

Lunes 20 de Septiembre
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA : Indices de agosto 2010
Descargar Informe

Martes 17 de Agosto
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA : Indices de julio 2010
Descargar Informe

Martes 15 de Junio
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA : Indice Acumulado del primer semestre 2010
Descargar Informe

Martes 15 de Junio
Trabajo de la Comisión de Economía del PSA: Indices Junio 2010
Descargar Informe

Martes 15 de Junio
Trabajo de la Comisión de Economia del PSA: Indices de mayo 2010
Descargar Informe

Martes 18 de Mayo
La Comisión de Economía del PSA publica los índices del mes de abril y Acumulativos primer cuatrimestre

Una vez más, la Comisión de Economía del Partido Socialista Auténtico ha elaborado su Índice de Precios al Consumidor referido al mes de Abril de 2010, para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los partidos que integran el Gran Buenos Aires, siguiendo los lineamientos generales establecidos para tal propósito.  Como ya hemos expresado en el informe anterior, el objetivo es poseer información alternativa y propia sobre el movimiento de los precios internos para así poder realizar una comparación acerca de los resultados ofrecidos por el INDEC.  Como bien se sabe, los precios son la señal de los mercados, que miden el pulso de la actividad económica local, indicando como se están llevando a cabo las transacciones entre oferentes y demandantes.  En base a ello, las autoridades gubernamentales pueden realizar sus propios análisis acerca del desenvolvimiento económico, y de esta manera dictar y recomendar políticas económicas a aplicar para direccionar, promover y/o afianzar el crecimiento económico.

Descargar Informe: INDICES DE ABRIL
Descargar Informe: ACUMULATIVOS PRIMER CUATRIMESTRE

Buenos Aires – Miércoles 21 de abril
Indices de marzo 2010 realizado por la comisión de economía del PSA

Desde el mes de noviembre de 2009, la Comisión de Economía del Partido Socialista Auténtico ha estado elaborando un Índice de Precios al Consumidor para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los partidos que integran el Gran Buenos Aires. El objetivo es poseer información propia para poder comparar los resultados ofrecidos por el INDEC, y así realizar un análisis sobre las direcciones que está tomando la actividad económica local, y en base a ello poder dictar y recomendar políticas a aplicar.

Durante el mes de marzo del corriente año, el Nivel General del Índice de Precios al Consumidor para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los partidos que integran el Gran Buenos Aires, ha registrado una variación del 1.1% para el INDEC, mientras que en nuestro trabajo de recopilación y elaboración de datos hemos registrado un incremento del 2.28%. Si bien es inferior al mes de febrero esto marca una diferencia positiva de 118 puntos con respecto a la cifra oficial, siendo un 120% superior el incremento registrado por el PSA con respecto a los datos ofrecidos por el INDEC.  Como indican los cuadros a continuación, el mayor impacto sigue registrándose en los alimentos y bebidas e indumentaria que afectan directamente el consumo de los sectores más vulnerables.n lo que sigue se presentan gráficos en donde se comparan las cifras obtenidas por el INDEC en comparación con las obtenidas por la Comisión de Economía del Partido Socialista Auténtico.

DESCARGAR INFORME COMPLETO
INDICE DE PRECIOS AL CONSUMIDOR GBA Índice PSA comparado con Índice INDEC. Mes de Marzo 2010

Miércoles 31 de marzo
Impuesto al cheque: Dinero rápido o nueva Ley de Coparticipación?

El impuesto al cheque, cuyo verdadero nombre es Impuesto a los Créditos y Débitos Bancarios, grava a los titulares de cuentas corrientes bancarias a una tasa máxima del 6 por mil (0,006) por cada débito y la misma tasa por cada crédito, por lo tanto sumando las dos operaciones la tasa sube al 1,2 por ciento (0,012), en tanto las operaciones en caja de ahorro son gravadas directamente al 1,2 por ciento. Es decir que por cada $100 depositados y extraídos con un cheque debemos abonar $ 1,2. Las entidades financieras, es decir los bancos, actúan como agentes de liquidación y percepción. Todo ello fue implementado mediante la llamada Ley de Competitividad, en marzo de 2001(junto con las retenciones al agro), y en el marco de la emergencia social y económica existente en ese momento.

Por supuesto nace como un impuesto netamente distorsivo al igual que todos aquéllos que gravan a los consumos y siempre el compromiso de suprimirlos o reducirlos una vez superados los hechos que les dieron origen, resulta de difícil cumplimiento por la fuerza recaudatoria que tienen para las arcas del fisco. Tal es así, que se prevé para el año 2010 una recaudación por dicho impuesto de 10.307 millones de pesos. Siguiendo con la evolución histórica del “impuesto al cheque”, como se lo conoce en la jerga popular, cabe recordar que en 2002, se dispuso que el 30% de lo recaudado formaría parte de la masa coparticipable. Por lo cual en la actualidad el 14,98% reciben las provincias, el 80,52% la Nación y el 4.5% la Seguridad Social. A su vez la ley 23548 de Coparticipación Federal de Impuestos (1988) establece (arts. 3 y 4) que lo recaudado por la Nación en concepto de impuestos, se distribuirá el 42,34% para la Nación y el 54,66% para las provincias, el 1% está destinado al fondo de aportes del Tesoro Nacional a las provincias y el 2% al recupero del nivel relativo de ciertas provincias que lo necesiten. Así las cosas, las provincias recibirían durante el 2010 una suma de 1544 millones de pesos, cuando deberían recibir si este impuesto se coparticipara totalmente 5634 millones de pesos, la diferencia de casi 4100 millones sería una ganancia importante que implicaría una inyección financiera a sus alicaídos ingresos y que la Nación no estará dispuesta a ceder en función de la necesidad financiera que implica el gasto social.

La discusión en realidad es más profunda que un mero cálculo de recursos nacidos de un impuesto generado en una situación de emergencia y que llegó como tantos otros para quedarse definitivamente puesto que provee de dinero “fresco” a quien lo recaude ocasionalmente sin tener en cuenta el carácter regresivo del mismo. También es cierto que las provincias han ido cediendo en los últimos 20 años derechos en función de su cercanía con el poder de turno y ahora es muy difícil recuperar el espacio perdido. Es necesario discutir una reforma impositiva que acentúe la recaudación de impuestos en aquéllos de carácter progresivo, que graven las rentas directas y reduzcan los impuestos indirectos que perjudican a los que menos tienen y que por lo tanto ostentan un carácter netamente regresivo.

También es necesario discutir una nueva distribución en la Ley de coparticipación, puesto que la Nación ha transferido muchos servicios a las provincias (especialmente en salud y educación) producto de las políticas económicas de los ’90 y no ha sido equitativa en lo que respecta a los fondos coparticipables que debió ceder como compensación. Y por último la revisión de la ley 23548 debe ser más intensa puesto que las realidades sociales, territoriales y recaudatorias en las provincias, han cambiado en los últimos 20 años y los porcentajes asignados a las mismas y la Ciudad Autónomas de Bs. As., deberían corregirse.

A. Napolitano

Miércoles 31 de marzo
SOJA TRANSGENICA: DESIERTO VERDE, SUBDESARROLLO y DEPENDENCIA

El desierto verde: En la campaña 1970/1 la superficie sembrada con soja fue de 37.700 ha, llegamos a 2009/2010 con una superficie de 18.700.000 ha, o sea, la superficie sembrada se multiplico por 505 veces, pasando a representar mas del 50% de la superficie total cultivada de todo el pais. Este continuo y vertiginosos proceso de sojizacion tuvo tres direcciones. Por un lado se extendio a expensas de la totalidad de los otros cultivos: trigo, maiz, girasol pero tambien de las producciones agricolas regionales: algodón, hortalizas, citricos, etc. Tambien se reconvirtieron a la producción de soja zonas dedicadas a la ganaderia y tambos. Por ultimo, la soja se expandio destruyendo bosques nativos y demas ecosistemas que estaban excluidos de la producción agropecuaria.

En resumen, una radiografia de la producción agropecuaria actual, muestra a la soja como la forma de producción predominante en la zona pampeana, el NEA y la porcion oeste del NOA (Santiago del Estero y Oeste de Salta, Tucuman y Catamarca) y la totalidad de la Provincia de San Luis. El cultivo de soja se extiende desde el sur de la Provincia de Buenos Aires hasta el limite con Bolivia en el norte de Salta y desde Misiones hasta el limite oeste de la Provincia de San Luis. El punto de inflexión lo constituyo la campaña 1996/7 cuando se comenzo a difundir de manera masiva la producción de soja transgénica combinada con la siembra directa. Este hecho no fue casual, debe entenderse dentro de un marco global mas amplio, que implico el proceso de reprimarizacion de nuestra economia y la adopcion de los planes de ajuste neoliberales que priorizaban la exportacion de commodities para obtener divisas que garantizacen el pago de la deuda externa. La expansion de la superficie sembrada en el NEA y NOA, se logro gracais a la adquisición de este paquete tecnologica (proveido principalmente por firmas multinacionales como Monsante y Bayer), que permitio la adaptación del cultivo a diferentes climas y suelos.

Esta forma de producción se basa en el uso intensivo de plagicidas y herbicidas, principalmente el glifosato, propiedad de la empresa Monsanto. Este es un veneno capaz de eliminar casi todas las especies vegetales, incluida la soja no trangenica, ademas de afectar a las poblaciones de lombrices y la fijación de nitrogeno al suelo, por lo tanto, haciendo peligrar la fertilidad del suelo a largo plazo. A la salida de las grandes ciudades (Buenos Aires, Rosario, Cordoba, Santa Fe, Resistencia), nos encontramos con un inmenso desierto verde, de vez en cuando salpicado por pequeños oasis de producción ganadera u otros cultivos. El paisaje rural se hace monotono, hegemonizado por las plantaciones de soja: un inmenso tapiz color verde (amarronado y grisaceo en el invierno) pero sin vida por dentro, donde se ha eliminado casi toda la biodiversidad y con suelos en estado de precolapso. Subdesarrollo El modelo de producción primario-exportador, del cual la soja (los otros son los minerales el gas y el petroleo), constituye el principal exponente, implica un fuerte viraje hacia un modelo de subdesarrollo, por diversos factores. Uno de ellos es el monocultivo, con todo lo que esto implica: fuerte dependencia de la cotizacion internacional y perdida de soberania alimentaria. En el primer caso nuestro pais se hace vulnerable economica y financieramente a los virajes en la cotizacion del commoditi, pudiendo afectar la balanza de pagos, el nivel de actividad y el presupuesto nacional (por la fuerte participación de las retenciones a la exportacion de soja en los ingresos fiscales). La expanccion de la producción soja fue posible a expensas de otros cultivos y de la ganaderia, o sea, mas sojas es menos trigo, maiz, carne, lacteos, aceites y toda la cadena alimentaria que se deriva de estos productos.

Agravado con el hecho de que el destino de la soja es como planta forrajera para alimentar los cerdos de Europa y China y cuyo consumo en el pais es casi inexistente ya que no forma parte de la dieta nacional. Como toda producción primaria, la casi nula agregación de valor no permite el desarrollo de una estructura industrial diversificada, sin la cual ningun pais desarrollado ha alcanzado esa denominación: el 70%. En el caso particular de la soja, es mas grave aun ya que se trata de un cultivo que requiere menos mano de obra que el resto de las producciones agricolas: maiz, trigo y principalmente algodón. La expansion de la soja produjo la continua expulsion de mano de obra rural, que paso a engrosar los asentamientos precarios de las grandes y medianas ciudades. Cuando los productores de soja abonan salarios, lo hacen en gran parte en negro y promedio mas bajos que el resto de los salarios de los otros sectores de la economia. Se sabe que el desempleo y los bajos salarios (ademas de la precarizad laboral), no permiten el desarrollo de un mercado interno que consuma manufacturas producidas localmente. La soja producida se exporta en un 70% sin procesar y el resto se transforma en aceites y harinas, por lo cual, tampoco hay un proceso de industrialización de la materia prima que aporte algo mas de valor. Otra de las consecuencias de este modelo productivo, es el ensanchamiento de la brecha entre ricos y pobres en el campo, una minoria propietario de medianas y grandes extensiones Los ganadores: La lista de ganadores del modelo de producción de soja-transgenica son:

En forma directa:

1) Los pool de siembre (contratistas): Vanejan los fondos de inversion y operan grandes extensiones arrendadas a medianos y pequeños propietarios, no se perjudican con la erosion de los suelos ya que sus inversiones son a corto plazo y no compran las tierras.

2) Multinacionales productoras de agroquimicos (Monsanto, Bayer, DuPont): Importan, producen y venden el paquete tecnologico (semilla transgenica-glifosato) con altos margenes de rentabilidad.

3) Las exportadoras: Son cinco firmas que concentran el 90% del negocio de exportacion, cuatro extranjeras (Cargill, Bunge, Nidera y Dreyfus) y una empresa nacional (Aceite General Deheza).

4) Grandes productores: Ex latifundistas de la Sociedad Rural y de CRA, ahora devenidos en agro-capitalistas, comparten el negocio de la soja con los pool de siembra, invierten grandes sumas de capital (paquete tecnologico y maqunaria agricola) para obtener importantes ganancias.

En forma indirecta:

1) FMI, Banco Mundial y otros acreedores externos de la deuda publica: El modelo primario-exportador permite al pais contar con las divisas necesarios para el pago de la deuda externa.

2) Medianos productores agrarios: Son los socios menores del modelo, en general agrupados políticamente en la Federacion Agraria (FAA) y Coniagro (ex cooperativistas), que obtienen rentabilidades importantes por el arrendamiento de sus hectáreas o el cultivo de soja transgenica.

3) Estado Nacional: Capta parte de la rentabilidad a traves de las retenciones de soja que le permite sostener un superavit fiscal que no se reinvierte en desarrollo ecnomico sino mas bien se utiliza como herramienta politica de subordinación a los gobiernos provinciales y locales a traves de trasnferencias y prestamos. Los perdedores: La degradacion ambiental y los problemas sociales-economicos de este modelo productivo, impactan negativamente en la gran parte de la población, incluso tambien afectan la salud y las generaciones futuras de los beneficiarios locales del modelo.

1) Trabajadores rurales y pequeños productores: Los afecta el desempleo que produce el cambio de modelo productivo, son obligados a emigrar y engrosan los cordones de pobreza que rodean las grandes ciudades. Los pequeños productores no pueden competir, ya que no cuentan con el capital necesario para adquirir el paquete tecnologico y los insumos.

2) Pueblos originarios: son expulsados de sus tierras a por el desmonte y la destrucción de los econosistemas en donde viven, generalmente con connivencia de las autoridades locales policiales y judiciales.

3) Poblacion rural total: Se perjudica en forma directa por la contaminación del medio ambiente: problemas de salud, inundaciones (por la tala de bosques), contaminación de agua y suelos, etc..

4) Generaciones futuras: Se trata de un modelo que no valoriza la perdida de las especies sin conocer (destrucción de ecosistemas) y la contaminación a largo plazo, que invariablemente van a recaer en menores posibilidades de desarrollo futuras.

5) Poblacion total: Perdida de soberania alimentaria con el consiguiente futuro encarecimiento de los alimentados, cuya mayor parte deberan ser importados. Ademas el fortalecimiento de un modelo primario-exportador enriquece a una minoria y no permite el desarrollo economico y mejores condiciones de vida para las mayorías.

A. Marsilli

Miércoles 31 de marzo
EL PAPEL DE LA MOVILIDAD INTERNACIONAL DE CAPITALES EN LA FORMA DE INVERSION EXTRANJERA DIRECTA EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO

Por Mara Salomón

De los grandes factores de la producción reconocidos, la tierra es el único inmóvil por naturaleza. Esto ha planteado numerosos intentos por descubrir y teorizar sobre si su posesión o no, situaba a las naciones en puntos de partida distintos en el juego internacional. En este marco, surgen los análisis clásicos del comercio internacional donde nace la discusión de las ventajas absolutas y comparativas de Smith y Ricardo, respectivamente. Y ¿por que surge esta discusión en el marco del comercio exterior? Porque dada la no movilidad de la tierra, el comercio de bienes puede reemplazarla de forma indirecta. Dado que los factores de la producción se utilizan para obtener bienes que satisfacen necesidades humanas, el no tenerlos, dejaría de ser un problema, ya que pueden obtenerse a través del comercio internacional. En este contexto surgen las discusiones de los autores clásicos, neoclásicos y marxistas, entre otros, donde el papel de la posesión de los recursos naturales se discute de soslayo cuando se trata el tema del comercio internacional y sus efectos (positivos o negativos) para las naciones.

Las distintas teorías sobre el comercio internacional han considerado dentro de sus argumentaciones la incidencia de la posesión de factores de la producción en la dirección tomada por los países en la producción y la comercialización de los bienes. Si nos referimos, por ejemplo, a las primeras teorías de los autores clásicos, el énfasis estaba puesto sobre el factor trabajo y el factor tierra. Así, David Ricardo, aunque basaba su análisis principal en la dotación de trabajo a través de las horas hombre necesarias para la producción de bienes finales, tenía también en cuenta a la tierra y el factor capital. La tierra, al ser considerado un recurso abundante, no operaba de forma restrictiva en la producción, y por ende, tampoco en el comercio. En cuanto al factor capital, Ricardo sostenía que todas las herramientas necesarias para la combinación con el trabajo para la obtención de bienes finales estaban libremente disponibles. Por lo que sus conclusiones se desarrollan para una economía capitalista sin restricciones de tierra ni de capital. Evidentemente, esta situación se adaptaba a la realidad imperante en la que él escribe. Pero con el correr de los años, esta situación se fue modificando: el uso de la tierra comenzó a ser extensivo, con la utilización de zonas cada vez menos fértiles, dado el crecimiento de la población que presionaba sobre la producción mundial de alimentos. Y el capital, poco aplicado a la producción, comenzó a aplicarse de una manera creciente, aumentando la capacidad mundial de producción.

Surge, entonces, la capacidad de innovación en productos y en el propio proceso productivo como una de las bases para poder desarrollar más acabadamente las ventajas productivas. De esta manera, en los análisis de comercio, la tecnología pasa a ser un factor más de la producción a ser tenido en cuenta. Con la teoría clásica del comercio internacional surgen los conceptos de ventajas absolutas y ventajas comparativas. La noción de ventajas comparativas nos indica que los países se dedicarán a producir y exportar aquello en lo que son relativamente más eficientes, teniendo en cuenta la utilización total de factores. La teoría neoclásica le daría la explicación específica al surgimiento de la ventaja comparativa; la dotación relativa de factores de la producción que poseen los países.

De esta manera, la ventaja comparativa ha de surgir en aquellos productos que utilicen de manera intensiva a los factores de la producción relativamente abundantes en la economía en consideración. Aprovechando estas ventajas comparativas, gracias a la apertura al comercio internacional de las naciones, se maximiza la producción internacional ya que, a pesar de que no regirá la especialización completa, cada uno de los países integrados al comercio se dedicará a producir aquello en lo cual posee la ventaja comparativa, minimizando los costos mundiales de producción de cada bien. De esta manera, el comercio se convierte en la situación ideal a alcanzar. En realidad, es el libre comercio. Entonces, si cada país se dedica a producir el o los bienes en los cuales disfruta de la ventaja comparativa, ahorra recursos propios al dejar de producir aquello en lo que es menos eficiente, y los destina a incrementar la producción de aquel bien o bienes sobre los que tiene ventaja. Se maximiza la utilización mundial de factores, maximizando la satisfacción de necesidades mundiales de consumo. El libre comercio es bueno, así, para todas las naciones, sin distinción de raza, color, idioma o desarrollo relativo.

En definitiva, la dotación de factores de la producción, o de recursos naturales, no importa. Lo importante es el comercio, que brinda la posibilidad de que toda la humanidad pueda disfrutar de cualquier bien, al mismo costo, en cualquier parte del mundo. Por más que un país haya sido pobremente dotado, siempre encontrará un bien en el cual desarrollar la ventaja comparativa, y así intercambiarlo por el resto de los bienes. La moraleja es dejar al libre comercio tranquilo, que éste se encargará de promover el bienestar general. Pero, como en cualquier rama de la ciencia económica, surgen divergencias con respecto a estas conclusiones generales. Las teorías del intercambio desigual, aunque no coinciden perfectamente entre sí, marcan el hecho general de que el comercio internacional per se no lleva al bienestar general; es decir, ya no es visto como un juego de suma positiva. Desde los análisis de la CEPAL, hasta los desarrollos marxistas de A. Emmanuel, S. Amin, o A. Shaikh, nos marcan que cuando el comercio se lleva a cabo entre países de distinto nivel de desarrollo, el beneficio no resulta ser igual para ambas partes. Pero fundamentalmente, dentro de esta corriente, se permite la movilidad de los factores de la producción, en particular, el capital.

Y es este hecho el que marca la diferencia. Emmanuel considera que la libre circulación internacional del capital es un hecho que no tuvo en cuenta Ricardo, y es esto lo que vuelve un tanto diferentes sus conclusiones. La libre movilidad internacional del capital, para Emmanuel, hace posible la disminución de las diferencias existentes entre los países de distinto nivel de desarrollo. Pero esta movilidad a la que se refiere, es la movilidad de capitales que se trasladan al subdesarrollo en forma de inversiones extranjeras directas, no es específicamente el capital financiero. De manera que, la posibilidad de obtener del desarrollo los capitales necesarios para industrializarse y producir con más altas dotaciones de capital, hará que las diferencias de los precios de los productos que se realizan en el subdesarrollo, disminuyan. El deterioro de los términos de intercambio en la periferia, así, responderá exclusivamente a la diferencia en la posibilidad de obtención de plusvalía por parte de los capitalistas. Esta posibilidad se incrementa en las naciones subdesarrolladas gracias a la poca adaptación de los trabajadores a las necesidades que el capitalismo auto genera, y por lo tanto el salario es menor que en las economías desarrolladas. Los trabajadores del subdesarrollo pueden adaptarse a las técnicas de producción del capitalismo como los del desarrollo. aunque con productividades menores, pero no tienen aún las necesidades de consumo que el capitalismo mismo genera; por lo que su salario de subsistencia es menor, y la obtención de plusvalía por parte del capitalista mayor.

De esta manera, Emmanuel levanta el supuesto de inmovilidad del capital de Ricardo (supuesto que como marcamos antes no implicaba su desconocimiento del tema, sino que era adaptado a la realidad imperante en la que él escribe) y llega a la conclusión de que esta misma movilidad empezará a limar las diferencias entre el desarrollo y el subdesarrollo. Como marcamos recientemente, no está pensando en la movilidad netamente financiera del capital internacional, sino que es el capital productivo el que se viene a instalar en el subdesarrollo, trayendo también las técnicas más avanzadas de producción del desarrollo. Es un doble beneficio. Pero, aunque Emmanuel, no es explícito al respecto; uno puede deducir lo siguiente de su argumentación.

El intercambio desigual surge, en parte, por distintas dotaciones y/o capacidades de aplicar capital a la producción entre las naciones capitalistas desarrolladas y las subdesarrolladas. Pero esto puede ser subsanado con la libre circulación de capital entre estas naciones. ¿Qué es lo que ha de atraer a los capitalistas del desarrollo a instalarse a producir en el subdesarrollo? Es la posibilidad de obtener una mayor plusvalía, y la dotación de recursos naturales. Pero si continuamos con su razonamiento, con el tiempo la mano de obra del subdesarrollo empezará a habituarse a las demandas de consumo del capitalismo, con lo que la posibilidad de obtención de plusvalía por parte de los capitalistas irá en disminución. Con lo que el atractivo final de las naciones subdesarrolladas para el capital productivo internacional, ha de ser la disponibilidad de recursos naturales. Emmanuel concluye que la movilidad internacional del capital es un hecho, de manera que es esta misma la que limará las diferencias iniciales entre el desarrollo y el subdesarrollo. Pero la movilidad del trabajo, para el autor, no existe, y es este hecho el que imposibilita la igualación total entre los polos del desarrollo. Pero si tenemos en cuenta el hecho de que los propios asalariados del subdesarrollo irán convergiendo a las necesidades impuestas por el capitalismo, no será necesaria su movilidad para que esto ocurra.

De manera que, las diferencias quedarán puestas sobre el único factor de la producción que es inmóvil, la tierra. Y con ello, la posibilidad de obtención de recursos naturales de la misma. Será esto, en última instancia, lo que motivará el movimiento internacional de inversiones directas desde el capitalismo desarrollado al subdesarrollado. Pero bajo las leyes de Emmanuel, ya no existirá intercambio desigual. Shaikh, otro autor de la corriente del intercambio desigual, no es tan optimista al respecto. En su análisis de las conclusiones establecidas por Emmanuel, destaca el hecho de que éste haya puesto nuevamente sobre la discusión a la movilidad internacional de capitales. Pero lo critica diciendo que Emmanuel convalida la ley de ventajas comparativas de Ricardo, y que es por ello que sus conclusiones terminan aceptando que el comercio internacional bajo libre movilidad de capitales no ha de ser tan dañino como se pensaba. Shaikh nos dice que en realidad la ley de ventajas comparativas de Ricardo es falsa sobre sus propios fundamentos, debido a que la teoría del dinero aplicada por Ricardo para su convalidación no se cumple en la realidad. Esta teoría del dinero es la teoría cuantitativa que, expuesto de una manera simple, nos dice que los precios seguirán el mismo sendero que la cantidad de dinero. De manera que cuando el resultado del comercio en una nación es superavitario, la entrada de oro se transformará en suba generalizada de precios. En la otra nación, la deficitaria, ocurrirá lo contrario: la salida de oro terminará en caída generalizada de precios. Es un mundo de plena flexibilidad de precios, tanto a la suba como a la baja. De esta manera, la suba de precios en el país que disfruta de la ventaja absoluta, y la baja de los mismos en el que posee desventaja absoluta, terminarán equilibrando la relación de precios, y así surgirá la ventaja comparativa. Con lo cual, la ley de ventajas comparativas termina predominando por el movimiento de precios que produce el propio comercio entre las naciones. Pero Shaikh sostiene que en realidad la teoría cuantitativa del dinero no opera y, en cambio, la teoría que opera es la teoría del dinero de Marx.

Así, cuando ingresa oro a la nación superavitaria lo que ocurre es que baja la tasa de interés, mientras que en la nación deficitaria pasará lo contrario. Por lo tanto, al no producirse el movimiento generalizado de precios en ambas naciones, la ventaja absoluta predominará y nunca llegará a establecerse la ventaja comparativa. Por lo que la nación subdesarrollada, que es la que posee la desventaja absoluta en la producción de todos los bienes, nunca llegará a disfrutar de la ventaja comparativa en la producción de al menos alguno de sus productos. Por lo que el déficit comercial continuará, acumulándose en el tiempo, y llevando a la existencia de déficits crónicos en la periferia. El comercio internacional deja de ser la panacea antes pensada, y lejos de limar las diferencias entre las naciones, las acentúa y las perpetúa.

Pero, ¿qué acerca de la movilidad internacional de los capitales? Al bajar la tasa de interés en la economía superavitaria, que es la nación desarrollada, los capitalistas evaluarán trasladarse al subdesarrollo donde la tasa es más alta. En primer lugar, este movimiento se dirigirá a financiar el déficit del subdesarrollo en materia comercial, significando ésto deudas crecientes en el futuro para éstos. Y no sólo ello, el déficit comercial no cesará. Es entonces, un movimiento financiero de capitales. En algún momento las naciones subdesarrolladas deberán rendirse. Por lo tanto, al no aplicarse la teoría cuantitativa del dinero, la ventaja comparativa nunca llega a establecerse, y lo que predomina es la ventaja absoluta. Este es el punto de Shaikh para esbozar su posición sobre el intercambio desigual. Pero también se expone sobre el movimiento internacional de capitales en la forma de inversión extranjera directa, sobre la obtención de plusvalía por parte de los capitalistas del desarrollo sobre la mano de obra del subdesarrollo, y sobre la posesión de recursos naturales. En cuanto a la inversión extranjera directa, marca que esto puede traer un relativo alivio sobre las naciones periféricas. La llegada de éstas se dirigirá en primera instancia, hacia las ramas de la industria que se dediquen a la exportación. De esta manera, podrá comenzar a compensarse el déficit crónico de la balanza comercial de estas naciones. Pero la llegada de estas inversiones extranjeras directas desplaza a los capitalistas oriundos del subdesarrollo por varios motivos.

En primer lugar, los capitales compiten en cantidad y en técnicas más avanzadas de la producción. También la mano de obra especializada que proviene del centro, ha de ser una ventaja adicional. Pero sobre todo, los capitalistas que provienen del desarrollo están dispuestos a aceptar una disminución de su tasa de ganancia dado que, de todas formas, sigue siendo más alta de la que obtenían en su país de origen. Con ello tienen una justificación adicional para poder reducir los precios de producción y competir directamente, no sólo con los productores locales, sino también con los productores que se quedaron en el desarrollo. Esta posibilidad de reducir los precios se deberá entonces a: la mano de obra barata del subdesarrollo, la reducción de ganancias para aumentar la competitividad sobre los locales, la aplicación de técnicas de producción más avanzadas, y la posibilidad adicional de explotar los recursos naturales abundantes del subdesarrollo.

Las consecuencias negativas que marca el autor con respecto a esta situación es el hecho de que estos capitalistas no siempre reinvierten las ganancias en el país donde están produciendo, de manera que las ganancias se extraen “como por un sifón” del subdesarrollo hacia el desarrollo. Así, las divisas conseguidas a través del comercio internacional no se quedan dentro de los límites del país en cuestión, sino que vuelven a las naciones de origen de los capitales extranjeros, por lo que el problema de la balanza de pagos persiste. La inversión extranjera directa puede traer cierto alivio dada la producción incrementada, la baja de precios que resulta para los consumidores internos, y un mayor nivel de empleo a nivel local. Pero también la competencia de precios que resulta, puede desplazar a los productores locales, e instar a los capitalistas que aún siguen produciendo en el desarrollo a trasladarse a aprovechar ellos mismos las ventajas que allí existen.

Se produce así, una extranjerizacion de los recursos naturales, que no pueden movilizarse internacionalmente en forma directa, pero se mueven indirectamente a través de los bienes que los contienen, y que son explotados por los capitalistas del desarrollo, que no reinvierten sus ganancias en el subdesarrollo. Esta es una visión para nada positiva acerca de los efectos de la IED en los países subdesarrollados que suelen mostrarse tan expectantes a la llegada de las mismas. De manera que, a través de distintas ópticas, hemos visto los análisis existentes sobre el comercio internacional, el movimiento internacional de capitales, y sus efectos sobre el bienestar general. También, y fundamentalmente, qué lugar ocupa la posesión de recursos naturales. La visión clásica y neoclásica sobre el comercio nos dicen que no importa qué factores disponibles tenga una nación, siempre podrá beneficiarse de la especialización internacional de la producción, y terminar en una situación mejor que en la que no existe comercio. La visión de la corriente del intercambio desigual, es un tanto diferente.

Emmanuel guarda esperanzas de limar las diferencias entre el desarrollo y el subdesarrollo a través de la movilidad internacional del capital. Shaikh nos dice que es la propia movilidad internacional del capital la que convierte a los países subdesarrollados en dependientes de la ayuda del desarrollo, y se convierte así, hasta cierto punto, en la causa de su estancamiento. Así, vemos que la posesión o no de recursos naturales para una economía ha de ser un tema controvertido para el análisis. Esto ha de ser debidamente tenido en cuenta por las autoridades gubernamentales a la hora de planificar sus políticas industriales y económicas generales. Evidentemente, la posesión de los recursos naturales sí importa, y también importa quién lleva a cabo tal explotación y hacia donde se dirige la totalidad de sus beneficios.

Martes 16 de marzo
Trabajo de la Comisión de Economía: Indices de inflación

Mes de Diciembre 2009
Meses de Enero 2010
Meses de Febrero 2010

Jueves 14 de enero
Análisis comparativo del presupuesto de la Ciudad 2009-2010

En líneas generales, el presupuesto del año 2010 tuvo un incremento con respecto al año anterior de un  5 % ($ 857 millones), teniendo en cuenta que el presupuesto para IPC del cuestionado Indec sobre noviembre 2009 es del 6,7%, se puede inferir que el GCBA ha previsto una suba menor que la inflación oficial.

La inflación estimada por los economistas en un cálculo austero para 2010 es del 14% lo que implica una baja de los guarismos presentados del 10% respecto del presente año.

El análisis desagregado de los principales rubros del presupuesto nos permite identificar cuales rubros subieron, cuales  fueron objeto de recortes y el resultado de determinadas orientaciones políticas.

El rasgo distintivo del presupuesto 2010 con respecto al 2009, es el considerable aumento del rubro “servicio de la deuda publica”, que se incrementa en términos porcentuales un 119 % y en pesos unos $ 264 millones, evidenciando el impacto del aumento del endeudamiento publico, a pesar del discurso oficial que dice que “no se pueden realizar las obras publicas prometidas por la imposibilidad de recurrir al endeudamiento”, quedando claro que un endeudamiento mayor seria una pesada carga para el presupuesto de la ciudad, que alcanza junto con la amortizacion (1319 millones ) de la deuda para el 2010 un 9,6 % del total del gasto.  Por lo tanto, el incremento presupuestario neto (descontado los servicios de la deuda) anual fue de unos $ 592 millones, un magro 3,5  % con respecto al año anterior.  El rubro que le sigue con el mayor aumento fue la Jefatura de Gabinete de Ministros, con un 50% de aumento en términos nominales, lo cual evidencia un aumento en el gasto burocrático del Estado.

Uno de los rubros que tuvo una baja acentuada fue la Jefatura de Gobierno, pero en este caso no implico una baja del gasto burocrático,  ya que el gasto asignado al Jefe de Gobierno aumenta un 40,4% (el ingeniero Macri no tendrá un 2010 austero) y la caída se explica en gran medida por la abrupta baja en el presupuesto al Instituto de la Vivienda de la Ciudad (recorte de un 47%), lo que implica que la prometida urbanización de los asentamientos precarios quedo dentro de las fronteras de las promesas electorales.  Asimismo, para terminar con este rubro, hay una caída de un 17% del gasto de la Jefatura de Gobierno sin IVC, pero como se menciono no se debe a la baja de la remuneración del Jefe de Gobierno, sino al recorte y desaparición de programas sociales y de derechos humanos.  Otro de los rubros que sufre un importante recorte de un 25% es el Ministerio de Desarrollo Urbano, nuevamente las prometidas megaobras publicas, tan anunciadas, parece que no podrán ser realizadas, al menos en el 2010.

En los Ministerios de Salud y Educación, el aumento anual es de un 15%, claro que descontado el efecto de la inflación el aumento real es casi nulo.  Siguiendo el mismo razonamiento, el aumento en Cultura de un 2 % y del 0.1 % en Ambiente y Espacio Publico, estaría implicando una baja real del presupuesto en esas áreas del orden de la inflación sufrida durante el 2009.    Cabe destacar que las transferencias a la educación privada observan un aumento anual de un 14% ($ 806.774.724 en 2010), profundizando la lógica de que el Estado continúe financiando a la educación privada, a pesar de las fuertes subas en las cuotas de los colegios privados y de que la educación publica de la ciudad todavía tiene un importante déficit edilicio sin resolver.

Por ultimo, se expone el cuadro del gasto por jurisdicción, descontado el efecto de la inflación a fin de observar cual es el rendimiento verdadero de la inversión prevista para 2010.